Efecto Placebo.

La evolución podría explicar el efecto placebo

evolución en el efecto placebo



La evolución podría explicar el efecto placebo: El sistema inmunológico del ser humano se ha desarrollado con la capacidad de encender y apagar el mecanismo para ahorrar energía.




La evolución y el efecto placebo


Científicos han descubierto una posible explicación evolutiva para el efecto placebo con una nueva evidencia que sugiere que el sistema inmunitario tiene un interruptor de encendido y apagado para ahorrar energía.

Las personas que sufren de una infección débil a menudo se recuperan si toman un meciamento o una simple píldora de azúcar - lo que sugiere que los seres humanos pueden curarse ellos mismos.

¿Por qué la gente necesita esperar al placebo antes de que el proceso de recuperación de una infección empiece?.

Los científicos han descubierto una posible explicación evolutiva para el efecto placebo con nuevas pruebas. Las pruebas se han realizado con hámsters siberianos, en la foto, lo que sugiere que el sistema inmune tiene un interruptor de encendido y apagado para ahorrar energía.

De acuerdo con la revista New Scientist, después de estudiar los hámsters siberianos, los investigadores han descubierto que algo similar al efecto placebo ocurre en animales.

Si las luces por encima de las jaulas del laboratorio de hámsters imitaban al invierno, encontraron que los hamsters no cambatían la infección.

Sin embargo, si la iluminación se cambiaba a las condiciones de verano, los hámsteres tenían una respuesta inmune completa

Similar a esto, las personas que piensan que están tomando medicamentos para tratar una enfermedad, pero en realidad están recibiendo un placebo, se puede ver una respuesta de su sistema inmune el doble que el de las personas que no toman píldoras.

La evidencia muestra que la intervención produce una respuesta mental que inicia el sistema inmune.

Según Peter Trimmer, un biólogo de la Universidad de Bristol, hay una explicación para esto.

Se sugiere que el sistema inmunológico utiliza mucha energía cuando está en acción. Así que las reservas de energía de un animal podrían ser severamente reducidas si el sistema inmunitario lanza una larga respuesta a una enfermedad.

Si la infección probablemente no cause la muerte, podría ser mejor esperar y ver que la lucha contra la enfermedad no va a poner al animal en otros peligros.

Los animales en un entorno con unas condiciones más favorable para la obtención de alimentos, tienen más facilidad para poner en marcha una mejor respuesta del sistema inmunológico y de esa manera mejorar su salud.

La conclusión es que una buena alimentación proporciona energía para mantener una respuesta al sistema inmune.

Más información en dailymail.co.uk


Sobre el autor

Alberto
Técnico informático apasionado de la tecnología y todo lo relacionado con la informática. Me gusta el senderismo y la fotografía. Escribo y comparto en EfectoPlacebo.com desde 2009. (Más sobre mí).