Efecto Placebo.

El Marketing del placebo: todo el mundo tienes sus propias creencias

Marketing Placebo

Comercialización del placebo: Todo el mundo tiene sus propias creencias


El efecto placebo no es una mentira. De hecho, si crees que algo va a ayudarte a sentirte mejor, puede muy bien ocurrir.

Este mismo efecto sucede con equipos de música, el vino, los políticos... casi todo lo que nos rodea en la realidad.

Puedes creer que Ford es mejor que Chevy, que el Madrid es mejor que el Barcelona. (Y que todos los demás están equivocados). La creencia propia se interpone a cualquier otra cosa.

Los vendedores están encantados con el efecto placebo, ya que abre la puerta a los cuentos y las fábulas (de boca en boca y percepciones diversas. Le da pie para subirle el precio y sus prestaciones. Siempre defendiendo el interés o idea de que toda persona tiene derecho a creer lo que cree, y es de mala educación cuestionarlo.

Si pasas mucho tiempo experimentando tu propia visión de la realidad, se puede llegar a creer que lo que funciona para ti podría ser realidad verdadera universal. Poniendo al mismo nivel la psicología y la ciencia, incluso superarlo.

Para que el placebo funcione, tienes que creer en ello, pero a veces la creencia requiere una omisión a la conexión de hechos verificables.

Cuando sucede, podemos creer que tenemos derecho a creer que las cosas están en conflicto con la verdad demostrable y una comprensión de la realidad. Girando la tuerca lo suficiente, puedes creer que lo del hombre en la luna fue una farsa, que la levitación es posible y que el Tierra tan sólo tiene 6.000 años de antigüedad. Los placebos son buenos, todo el mundo tiene derecho a sus propias creencias, pero no tiene derecho a su propia ciencia.

Ahora tenemos que lidiar con las consecuencias de la caída de la ciencia personal. Vemos una línea borrosa entre historias que nos contamos a nosotros mismos y nuestra percepción del mundo exterior que es fácil su confusión y aún más fácil confundir a los demás.

Considere el hecho de que la tierra se está calentando. Para ser claros, toda persona tiene derecho a tener una opinión sobre qué hacer con el calentamiento global. La pregunta que yo me hago es si se debe solicitar la opinión de la gente sobre el tema. Estamos pidiendo a la gente que aporte sus conocimientos en estadística, ciencias de la tierra y la atmósfera para influir en el análisis de todos los datos... Por supuesto, la mayoría de la gente no tiene esos conocimientos. Si lo único que importa es la fe, ¿Por qué deberíamos hacerlo?

En este mensaje no se está tratando el hecho de si se deben tomar medidas o cómo hacerlo. Lo que verdaderamente importa es, ¿deberíamos alertarnos si la verdad no coincide con nuestro punto de vista?

Vía: seths_blog

Sobre el autor

Alberto
Técnico informático apasionado de la tecnología y todo lo relacionado con la informática. Me gusta el senderismo y la fotografía. Escribo y comparto en EfectoPlacebo.com desde 2009. (Más sobre mí).