Efecto Placebo.

Cigarro placebo

Cigarro Electrónico

Desde principios de año y con la nueva ley antitabaco a las puertas de los bares y restaurantes la venta de cigarrillos electrónicos se ha disparado considerablemente. El aumento de la demanda es motivo también del encarecimiento de las cajetillas de tabaco que se ha visto incrementado en los últimos años.

¿Estamos hablando del fin del tabaco? ¿Tienen los días contados las tabacaleras? ¿Se acabaran las enfermedades provocadas por el tabaco?

Realmente las personas que fuman un cigarrillo eléctrico sólo producen vapor de agua, con lo cual, se puede utilizar este sistema dentro de los recintos públicos sin problemas, hasta que la ley lo prohiba. El humo no va a molestar a nadie a su alrededor, el olor indeseable no impregnará toda la ropa y muchas más ventajas.

Pero, profundizando en el tema, el cambiar el cigarrillo convencional por el electrónico no quita la ansiedad de la siempre presente nicotina. El cigarrillo electrónico no lleva aditivos por lo que las personas que lo fumen van a seguir teniendo la necesidad en su cuerpo de nicotina. En contrapartida, es una buena fórmula para quitar el hábito que todo fumador ha ido cargando a sus espaldas durante su consumo.

Bienvenido sea un nuevo sistema que aunque busque un beneficio económico separe a los fumadores de la nicotina y las enfermedades derivadas del tabaco.

Sobre el autor

Alberto
Técnico informático apasionado de la tecnología y todo lo relacionado con la informática. Me gusta el senderismo y la fotografía. Escribo y comparto en EfectoPlacebo.com desde 2009. (Más sobre mí).